domingo, 29 de abril de 2018

De dictador a opinión pública

Un dictador juzga y dicta sentencia contra su pueblo entero. La opinión pública puede juzgar y dictar sentencia contra una persona sola. Mismo acto con inversión de los sujetos. Ninguno de los dos tiene que cumplir normas ni leyes para hacerlo. O sea, las dos formas destruyen un complejo sistema que se ha construido durante siglos.
No es nada nuevo pero entramos en una era donde el impacto de la opinión pública pone realmente en peligro a todo el sistema actual. Y si estamos seguro que es para bien, no habría que temerlo. Pero hay un pero...
En qué se basa la opinión pública?
El sistema de justicia se ha desarrollado en varios milenios. Destruirlo en "un par de" años sería un poco irresponsable. Las leyes están en una continua reforma y se adaptan a la época. Los abogados y jueces los estudian y analizan los casos detalladamente antes de dictar cualquier sentencia. Es su trabajo. Unos lo hacen mejor, otros peor. Alguno se equivoca, somos humanos. Pero de ahí a fiarse en la opinión pública, que no sabe de leyes ni estudia de cada caso ni una milésima fracción de la que analizan los profesionales, es un disparate.
Pero se hace. Y si te opones, seguro que hay argumentos para considerarte un criminal. O sea, ir en contra de la opinión pública puede traer consecuencias muy graves. Si tu opinión sola no es suficiente para hundirte, se buscará lo que sea, en tu pasado, en tu entorno, donde se pueda, el mas mínimo error que hayas cometido para justificar tu criminalidad.
De ahí también la comparación con los dictadores. Una vez tomada una dirección de sentencia, no hay vuelta atrás. Nunca se recurre ni se admite equivocación de la opinión pública, está por encima de la ley.
Podría empezar a dar ejemplos de casos pero son interminables. Hay ejemplos donde las víctimas se lo han buscado o están en una posición donde saben con antelación que están expuestos a ser juzgados por la opinión pública. Por eso intentan manipular la información que pueda llegar al exterior. Entran en un juego y si lo pierden, pues nada, lo jugaron mal. Pero hay otras personas que caen en la red de la opinión pública sin querer y no tienen los medios para controlar ni manipular la información que se divulga. Sus juicios son crueles, en muchos casos desorbitados y en algunos totalmente erróneos. A veces porque otros manipulan la información en su contra. Manipular no es necesariamente falsificar. Puede ser sacar de contexto al suprimir partes, lo mas habitual.
Cuando un juez dicta una sentencia, ha estudiado el caso entero, escuchando a ambas partes, la denunciante y la defensa. Cuando la opinión pública rechaza esa sentencia, en la mayoría de los casos es porque no están dispuestos a oír ni tener en cuenta una de las dos partes, ya que simplemente no les llega esa información. Y una vez tomado la opinión, poco importa la realidad. Una bolita de nieve provoca una avalancha y cuando se llega a ese punto, nada la puede parar. Las redes sociales son las laderas ideales para provocar avalanchas y hay mucho listillo que sabe aprovecharlas bien.
Y de ahí viene la nueva tendencia de hablar del "fake news". La palabra es exagerada. El peligro no reside en las noticias realmente falsas, ya que no se tarda mucho en comprobar que lo son. Lo preocupante es la información unilateral o manipulada, sobre todo cuando toca la fibra floja de la población como pueden ser los niños, los derechos de las mujeres, manipulación de dinero público, etc...

Y porqué escribo ahora todo esto? Lo llevo pensando mucho tiempo y está relacionado con otro tema que mantiene mi mente ocupado: El poder de la información por encima de las leyes y la política, el futuro está en manos de empresas como Google y Facebook (entre otras). Puesto que ellos al final son los que tendrán la última palabra. De momento los políticos intentan tenerlo controlado pero ellos mismos son sujetos a su poder y pueden ser manipulados con mas facilidad que nadie.
No creo que los creadores de Google y Facebook eran conscientes en un principio de su futuro poder y ni ellos mismos pueden controlarlo ahora mismo. Han formado un nuevo sistema que se les ha ido de las manos. La ventaja para ellos es que están entre los mas ricos del mundo ahora mismo. Llevan el futuro de la humanidad sobre los hombros pero esos morirán antes de que ese peso les pueda aplastar. No hay marcha atrás. Tampoco la hubo cuando ciertas religiones conquistaron partes del planeta. Los efectos dan miedo, pero no son el fin del mundo.
De una manera muy parecida a la de las religiones, seremos tan manipulados que dentro de nuestra pérdida de libertades seremos mas felices por ser inconsciente de la realidad. El menos feliz será el que se opone al sistema y el que quiere ver la realidad.
Si el poder está en la opinión pública, como la puede tener un dictador, quién controla la opinión pública? Muy fácil de contestar hoy en día, verdad?

Aun sigo sin decir realmente porqué escribo ahora esto, y es que casi no me atrevo. Es por ir en contra a la opinión pública y el miedo a ser considerado un criminal.
Continuamente me molestan las avalanchas de opinión pública y mas cuando dictan sentencias duras. No quiero caer en la misma trampa. Como dije antes, algunas personas saben donde se meten y las sentencias sobre ellos no me sacan de quicio. Otras me molestan mas.
En ninguno de los casos es mi intención juzgar ni una parte ni otra. SOLAMENTE veo que la opinión pública dicta sentencias juzgando por encima de las leyes y sin tener "ni puta idea" utilizando la misma jerga que la gran mayoría de sus seguidores.
Y eso me afecta personalmente en el sentido que me hace imposible la vida social. Veo a todos alterados, veo los periódicos que no hablan de otra cosa. Y qué hago si no quiero participar en esas avalanchas? Si digo cualquier cosa en contra, soy otro criminal. Es cada día mas difícil escapar de ellas ya que las redes sociales han unido a todos en los mismos casos. Con uno por semana hay para llenar las horas del día. Y no basta con no mirar mas las redes sociales. No se habla de otra cosa, así que me encierro lo mas posible y pienso en lo feliz que tiene que ser la gente que vive en aldeas desconectadas.
Y para terminar y evitar que se preocupen por mi, puedo confirmar que es posible ser bastante feliz viviendo encerrado en la jaula que yo mismo me hago. No necesito el resto del mundo y sus miserias, tengo mi aldea personal invisible y hay de todo para estar feliz en ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario